Sin categoría

“Sólo el cambio perdura”.

Posted on Actualizado enn

Imagen

“Sólo el cambio perdura”.

    El cambio es a todas luces evidente, el cambio es motivo de renovación, es motivo de crecimiento, el cambio es necesario.

    Los cambios consisten en hechos objetivos que modifican un estado inicial. Las reacciones que se suscitan ante los cambios pueden ser muy diversas, pero en todo caso el cambio siempre produce dos percepciones; una negativa y otra positiva.

    Aquél que afronta el cambio con inseguridad percibe el cambio negativamente, no logrando ver más allá de su “seguridad” perdida.
Por el contrario, aquél que afronta el cambio con ilusión y ambición, consigue percibir el cambio como un reto, el reto como oportunidad y la oportunidad como crecimiento.

    Parece que en nuestros despachos existen esas dos clases de percepciones antes los cambios, la de la negación y la inmovilidad, y por otro lado, la de la oportunidad y la reacción.

     ¿Ha habido cambio y ha afectado a las firmas de abogados? Si. Y lo continuará haciendo. Lo nuevos movimientos en las filas de las grandes firmas que desarrollan su labor en nuestro país, unidas a las nuevas acciones para captar clientes, hacen si cabe más pronunciada la dinamización que se ha producido en el sector legal y más evidente el cambio. El mundo ya no se comporta como ayer, sólo vale el hoy y el mañana, y ese dinamismo y capacidad de reacción necesarios para comprender este cambio y superarlo, como así se hace en otros sectores menos inmovilistas, debe ser trasladado al sector de las firmas profesionales.

   Ante los cambios acontecidos y que siempre acontecerán, el uso de una correcta política de Marketing será en todo caso el medio para la adaptación y superación de los mismos. ¿Cómo?; anticipando, reaccionando, planificando y solucionando.

    La especialización jurídica, los avances en medios tecnológicos, la necesidad de planificación y gestión, la mayor presencia mediática, la internacionalización y globalización, el posicionamiento, la responsabilidad social y en definitiva el entorno más competitivo, hacen sin lugar a dudas que los despachos se profesionalicen y comiencen a gestionarse como empresas; especializando sus campos de acción y sus departamentos internos para cumplir mejor sus objetivos y generar así más negocio. Ésta es la llave del éxito.

    Por todo ello hacíamos alusión a Heráclito para dar nombre a esta entrada. Porque el cambio es a todas luces evidente. Porque el cambio es motivo de renovación. Porque el cambio es motivo de crecimiento. Porque el cambio es necesario.

 @mbrainstorming—www.marketingbrainstorming.com

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.” Involucrar como herramienta de fidelización.

Posted on Actualizado enn

Imagen

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. Involucrar como herramienta de fidelización.

    Aludimos al lema del que parte nuestro proyecto para introducir otra necesidad; el éxito ya no es estar presente en ese mundo global del que tanto se habla, el éxito es saber cómo, y ese saber cómo conlleva conseguir involucrar a los demás.

    La percepción de clientes y usuarios ya no sólo depende de la excelencia del servicio. Ahora se requiere ser capaz de crear un VÍNCULO. Sólo aquel que consiga comunicar un mensaje que aporte valor real al público logrará el éxito. Esta es la realidad.

    Tradicionalmente, el sector jurídico se ha basado en la labor de un abogado que trabajaba su marca personal hasta convertirse en referencia y, gracias a ella, lograba negocio. Ahora, la evolución de los bufetes debe conllevar la creación de una marca. Marca corporativa que debe convivir en todo caso con la marca personal de cada empleado. El por qué es sencillo. Los letrados siguen siendo los que establecen la primera y más directa relación con el entorno interesado, pero los valores que transmita serán íntimamente asociados con los atributos de la firma. Por ello se muestra necesario que la suma de todos los activos personales responda a una misma cultura organizativa siendo así imprescindible que exista una planificación previa.

     Las nuevas herramientas de comunicación permiten ligar al cliente con los valores de la firma de una manera no antes vista. Pueden ser un gran aliado y por ello los despachos deben situarse ante sus competidores en idénticas condiciones ante la necesidad primordial; captar clientes y fidelizarlos.

    Como decíamos el éxito ya no es estar, sino saber cómo y dónde. Aquí radica la predilección por las redes sociales. El que no tiene presencia en ellas, queda relegado a un segundo plano y en mayor medida queda, a ojos del consumidor, desvinculado de la realidad.

   Las ventajas que el Marketing ofrece en este punto son claras; de un lado ofrecer una conexión bidereccional con el cliente, lo cual puede permitir conocer el feedback de quienes reciben el servicio. Útil para mejorarlo. Por otro es una clara fuente de Networking.

     Como decíamos con la cita de Benjamin Franklin, el cliente que recibe un mensaje que aporta valor a la comunidad queda conectado e involucrado y eso posibilita la fidelización del mismo. Un cliente satisfecho e involucrado con los valores de la firma es un cliente duradero. Y un CLIENTE DURADERO es a día de hoy; un milagro.

“Para vivir sólo uno tiene que ser un animal o un Dios”. Priorizar la comunicación.

Posted on Actualizado enn

comunicacion-online

“Para vivir sólo uno tiene que ser un animal o un Dios”. Priorizar la comunicación.

    Si pretendemos un avance, marcado así por el devenir del mercado hacia la diferenciación y optimización de los recursos, debemos recordar nuestro origen. El abogado, del latín “advocatus”, proviene de la expresión latina “ad auxiliam vocatus”, esto es, el llamado para auxiliar. No se debe perder de vista este origen, por cuanto la naturaleza y razón de los despachos es precisamente involucrarse y servir a la sociedad que la rodea. Un despacho que viva de espaldas a esta realidad, es un despacho llamado a la extinción.

    Se requiere en el mercado de nuestros días, una constante presencia en todos aquellos medios que sitúen al despacho como punto de referencia.

    Existe así una necesidad; PRIORIZAR LA COMUNICACIÓN.

    El cambio en el sector es notorio, la llegada de despachos anglosajones, el crecimiento de nuevas tecnologías o la proliferación de las publicaciones especializadas en el sector, llevan necesariamente a abrir nuevos canales de comunicación con la sociedad.

    Esta  evolución empuja necesariamente a lo juristas a superar reticencias pasadas, e incrementar su interés hacia políticas que puedan aportar valor a la marca. Por ello, los departamentos de marketing han pasado y deben pasar a formar parte integral de la estrategia global de cualquier despacho.

    Se requiere a su vez, una mayor sensibilidad de los profesionales. Los anquilosamientos ya no tienen cabida en el nuevo mundo laboral que se plantea. Aquél que no sepa comunicar, estrechar lazos e interactuar con la sociedad, no podrá dirigir su actuar hacia el éxito. No valen ya los individualismos y los trabajos de puertas para dentro. El mundo cambia y con él debemos hacerlo los demás.

    Sirviéndonos de lo dicho por Jean-Paul Sartre, hacemos así alusión a la necesidad de involucrar los despachos en un mundo global. Ya no es tiempo de soledades e individualismos. Es tiempo de un Marketing ACTIVO Y ESPECIALIZADO.

@mbrainstorming

Dentro lo nuevo, fuera lo viejo.

Posted on Actualizado enn

la foto 2

Nuestra primera colaboración!
No dudéis en hacernos llegar todo aquello que queráis! esta casa es tan nuestra como vuestra!
mbrainstorming@gmail.com

    El ejercicio libre de la abogacía, la del abogado de costumbre enrocado al colegio que corresponda, está llamado a desempeñar un papel cada vez menos relevante en el tráfico jurídico, vinculado a la esfera procesal y aún dentro de esta a lo que podría tenerse por un plano menor, según criterios tanto cuantitativos como cualitativos en relación con la importancia de los asuntos. Incluso ha de verse menguada la relevancia de la judicatura en ese mismo campo, visto el auge de la mediación y el arbitraje como métodos alternativos en la resolución de conflictos.

    El futuro corresponde a los grandes despachos de abogados, que capitalizan ya el grueso de lo que puede tenerse como ejercicio del derecho con mayúsculas. Necesariamente ha de ser así, pues la internacionalización de las relaciones jurídicas debe traducirse en la internacionalización del jurista como operador de las mismas. Sólo a estas grandes firmas parece poder concedérseles tales facultades.

    Pero aún entre estos, ese mismo futuro comportara horizontes distintos. Si el ‘macro despacho’ cede a la ‘macro empresa’, se estará en condiciones de asumir un papel de liderazgo en el sector, que como cualquier otro sector económico ha de rendirse a lo nuevo. Ese salto está reservado para profesionales que aúnen lo viejo y lo nuevo, la formación clásica del jurista bajo la mirada del mercado.

    Con el anterior artículo se explica de manera sencilla la importancia de ese tránsito y en qué debe consistir. Quedáis situados entre esos juristas nuevos. Felicidades.

E.P.M

“Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo.” El Marketing en el ámbito de la asesoría legal.

Posted on Actualizado enn

Unknown-1

“Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo.” El Marketing en el ámbito de la asesoría legal.

    En los últimos años los bufetes de abogados han evolucionado hasta convertirse en corporaciones de servicios jurídicos. Ello ha conllevado nuevos requerimientos profesionales y nuevas técnicas de desarrollo puestas a su servicio para superar la dura competencia que se produce en el sector. Se busca y se trata de establecer un nuevo perfil de la abogacía que, con la ayuda del Marketing, provoque un buen desarrollo del negocio.

    El ejercicio profesional de nuestros días ya no pone el acento como antaño en las capacidades legales de sus trabajadores. O no tanto. Los conocimientos jurídicos nunca jamás quedarán relegados, son necesarios para un perfecto asesoramiento del cliente. Sin embargo, la realidad diaria obliga a los abogados (y lo hará con mayor virulencia en el futuro) a convertirse en “generadores de negocio”.

    Alusión que no debe ser mal interpretada. Y explicamos su por qué. La capacidad de generar negocio ha sido y será requisito indispensable de subsistencia de cualquier empresa. Sin ella, los recursos económicos no aparecen. Pues bien, esa generación no ha desaparecido, simplemente ha cambiado. La profesionalización del sector, lo cual no quiere conllevar que antes no fuera profesional, desemboca necesariamente en la revisión de todas y cada una de las distintas funciones que se desarrollan dentro de un despacho. La generación de clientes anteriormente entendida; encargada única y exclusivamente al socio que de manera personal hacía las veces de una especie de socio-comercial , queda relegada por los nuevos acontecimientos a la necesidad de instaurar un verdadero departamento dentro de la estructura organizacional que promueva y fomente las relaciones comerciales.

    Esa necesidad, mal entendida por algunos, no queda relegada en ningún caso tan sólo a los grandes bufetes. No importa el tamaño de la estructura, el abogado vive, vivió y vivirá de sus asuntos. No hay mayor verdad que esta, por ello, la revolución en la concepción sobre la actitud comercial de los despachos se muestra del todo necesaria.

   Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo decía Albert Einstein. Es momento de cambio en el sector legal.